Cómo limpiar el sensor de tu cámara de fotos digital

Puede parecer arriesgado y desafiante, pero en realidad, siempre que siga el proceso de manera responsable, limpiar su sensor debería ser relativamente fácil y bastante seguro. El sensor de su cámara está cubierto con un filtro limpio, por lo que en realidad no tocará el sensor.

Aún así, es importante tener cuidado de no arriesgarse a dañar el filtro, y limpiar el sensor de manera incorrecta puede ensuciarlo aún más. Pero con las herramientas adecuadas, un espacio limpio para trabajar y un poco de paciencia, la limpieza del sensor es un trabajo que cualquiera puede hacer en casa.

Cómo afecta el polvo del sensor a tus fotos

¿Qué es el polvo del sensor? Cada vez que cambia de lente, abre una pequeña ventana de oportunidad para que las partículas extraviadas encuentren la ruta del sensor de su cámara. No importa qué tan rápido pueda hacer este cambio, en algún momento, el polvo entrará allí. Cuando ella entre, puede que sus imágenes se vean afectadas, y la única forma de resolverlo es limpiarlo.

El polvo del sensor suele aparecer en las fotos como pequeños puntos negros o garabatos en las imágenes. En imágenes donde hay muchos colores y texturas diferentes, es posible que no se note. Pero cuando hay un área grande de un solo color, como un cielo azul, las manchas se volverán claramente visibles. Mire cuántas partículas de polvo hay en la imagen de abajo.

Una buena forma de ver cuánto polvo hay en el sensor es tomar una foto del cielo con la exposición adecuada, o incluso una pared blanca. Debería aparecer cualquier mancha de polvo, especialmente al acercar la imagen después de descargar la imagen.

Una vez que haya diagnosticado el polvo en su sensor, el siguiente paso es eliminarlo. Muchas cámaras tienen una opción de limpieza de sensor incorporada, así que eche un vistazo primero (la mayoría de las cámaras con esta opción también se pueden programar para hacerlo automáticamente, al inicio o al apagar). Si eso no funciona o su cámara no tiene esa capacidad, tiene dos opciones: limpieza en seco y limpieza en húmedo.

Cómo limpiar el sensor de tu cámara de fotos digital

Sensor de limpieza en seco

Antes de intentar cualquier tipo de limpieza en húmedo, pruebe la limpieza en seco. La forma más fácil de limpiar en seco su sensor es usar un soplador. Usarlo es bastante simple.

En una cámara sin espejo, simplemente retire la lente para revelar el sensor. En una DSLR, todavía tendrá la caja del espejo y el obturador en camino, por lo que deberá encontrar la opción en el menú de la cámara para bloquear el espejo para limpiar el sensor (esto puede requerir una batería completamente cargada).

Luego, gire la cámara para que el sensor mire hacia el piso, apunte el soplador hacia la cámara y apriete. Tenga en cuenta que la punta del soplador no tiene que estar dentro de la cámara, por lo que no se arriesgue soplar demasiado cerca.

Tome algunas fotos de prueba y vea si el sensor está limpio. Si no, repita tal vez una vez más. Si las manchas siguen presentes, es posible que deba utilizar un cepillo de limpieza de sensores.

Los cepillos especializados mantienen una carga electrostática y atraen suavemente el polvo a las cerdas cuando el sensor los transporta suavemente. También hay cepillos que tienen LED incorporados para ayudar a iluminar la superficie de su sensor.

Al igual que hizo con el soplador, verifique que el sensor de su cámara esté expuesto. Luego, cargue con cuidado el cepillo y páselo suavemente sobre la longitud del sensor. Al hacerlo, debe capturar cualquier trozo de polvo que haya perdido el soplador.

Si, después de todo esto, aún nota manchas en su sensor, puede tener la última opción, la limpieza en húmedo.

Limpieza húmeda del sensor

La limpieza en húmedo es la más desafiante, pero también la más efectiva para eliminar la suciedad del sensor. Hay muchos kits de limpieza en húmedo para elegir y, aunque los kits individuales pueden variar ligeramente, la mayoría incluyen dos componentes básicos: hisopos de algodón y solución.

Recuerde: debe usar un hisopo de algodón nuevo cada vez para evitar que la acumulación de polvo durante las limpiezas anteriores dañe el sensor.

Cualquiera que sea el kit de limpieza, siga las instrucciones. Debido a variaciones en las herramientas, las instrucciones no son consistentes en todos los casos. Dicho esto, recuerde mojar el hisopo al limpiar, no el sensor directamente. Si coloca la solución de limpieza directamente debajo de su sensor, existe la posibilidad de que se filtre a través de los filtros y termine dañando su cámara.

Después de la limpieza, su sensor debe ser nuevo. Para realizar el escaneo final, tome una foto del cielo o una pared blanca y haga zoom alrededor de la imagen para ver si nota alguna mancha. Repita el proceso de limpieza en húmedo hasta que esté satisfecho con los resultados.

Si tienes una duda puedes escribirla abajo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.